Gerardo Diego

Portada Carmen

Poes%C3%ADa%20Espa%C3%B1ola.%20Antolog%C3%ADa%201915%20-%201931

Gerardo Diego nace en Santander el 3 de octubre de 1896. El 15 de noviembre de 1919 pronunció en el Ateneo de Santander una conferencia bajo el título de La poesía nueva. Fue la primera que el joven poeta leyó en público y suscitó una encendida polémica. En ella, Diego repasó la por entonces todavía corta historia de la vanguardia internacional y del movimiento ultraísta en España, declaró su adhesión al Creacionismo y ofreció su personal antología de la poesía avanzada.

Catedrático de Instituto de Lengua y Literatura desde 1920, inició un peregrinaje como profesor por la geografía de España que aportó gran riqueza a su obra literaria: Soria, Gijón, Santander y Madrid. En el verano de 1922, invitado por Vicente Huidobro, viaja a París donde conoce a Juan Gris y a otros artistas del grupo cubista como Fernand Léger, Jacques Lipchitz y María Blanchard. En 1925 recibe el Premio Nacional de Literatura por Versos humanos.

En el año 1927 es un destacado impulsor de las diversas actividades y publicaciones del III Centenario de Góngora. Ese mismo año funda y dirige la revista de poesía Carmen, cuyo primer número sale en diciembre. En junio de 1928, en el último número de Lola, la revista «amiga y suplemento de Carmen», aparece como «traca final», en palabras de Gerardo Diego, la Tontología, antología de poemas tontos o malos de poetas buenos.

En 1932 publica Poesía española. Antología. 1915-1931, que sirvió como plataforma de lanzamiento de la que será llamada Generación del 27. En ella arriesgó, para terminar acertando, al incluir a poetas que por aquel entonces eran casi desconocidos, como fueron los casos de Juan Larrea, Emilio Prados, Vicente Aleixandre, Luis Cernuda y Manuel Altolaguirre.

Entre 1947 y 1978 defiende y difunde la poesía española a través de su espacio radiofónico de RNE para Hispanoamérica Panorama Poético Español, prestando especial atención a la joven poesía española. En 1948 ingresa en la Real Academia con el discurso “Una estrofa de Lope”. En 1979 se le concede el Premio Miguel de Cervantes. Fallece en Madrid el 8 de julio de 1987.